Eliot mi gato. T.S. Eliot poeta

Eliot es un gatito adoptado, rescatado con tres semanas de vida. Vivía en un cubo expositor pequeño de paredes transparentes con papeles en la base y un recipiente de agua. Un amigo me dijo que tenía que ir a verlo. Es frágil, lleno de vida, muy pequeño pero en siete días ya domina la casa, y a mi. Ahora convive con mi otro gato Lolo, un gato negro persa lleno de solemne seriedad.
 .

Los gatos traen un halo de selva a la ciudad, nos acompañan pero siguen teniendo un alma libre y han sabido situarse silenciosamente en nuestro mundo. Me gustan porque son independientes, misteriosos y con sentido de la privacidad, la suya. Le miro a Eliot, es travieso, impredecible, se mueve entre los libros por los bordes de las estanterías con unos movimientos lentos, tanteando, seguro de sí mismo, es elegante. Eliot salta y baila como Willy Elliot, pienso que un bailarín puede aprender mucho de un gato.

 

Le miro cuando está dormido, le envidio porque sabe dormir de verdad, la palabra “relajación” parece suya, como si dejara su mente en blanco aunque sigue en estado de alerta. He observado que los gatos descansan donde quieren, así que he desistido de destinarles un lugar para su reposo. Es curioso como preparan la manta haciendo pliegues en el perímetro acompañándose con un ronroneo especial. Eliot es tan pequeño que ha decidido en algunos momentos dormirse sobre mi cuello como si fuera mi bufanda…
 .

Un gato te elije para quererte, demuestra su afecto sin aspavientos con acercamientos suaves, se acurruca y ya te ha demostrado que te admite como amigo. Lolo de vez en cuando me peina delicadamente el pelo separando los mechones, me entra la risa, pero tampoco quiero ofenderle… Los gatos aunque no hablan saben darte ordenes perfectamente y se las arreglan para conseguir lo que quieren con gestos leves.
 .

Eliot ha empezado a mirar por la ventana, Lolo lo hace desde hace tiempo, tiene diez años, cuando me acerco a él le pregunto a ver qué está mirando. Aprendo a mirar a su lado, entonces le digo “Lolo eres guapo como un Brancusi”. Eliot y Lolo siempre guardarán sus secretos, sus sueños, a mi me enseñan que no soy la única realidad y me prestan su magia.
 .

T.S Eliot, poeta, dramaturgo y crítico de arte, nace en St. Louis, Estados Unidos en 1888 y muere en Londres en 1965. Recibe el premio Nobel de Literatura en 1948. Empezó a escribir poesía a los 14 años al permanecer aislado por su dolencia de hernia abdominal, en ese momento surgió su pasión por la lectura y la escritura para toda su vida. Estudia en la Universidad de Harvard, en Oxford y en la Sorbona de París. Sus Influencias fueron los Simbolistas, Rimbaud, Verlaine, los poetas metafísicos ingleses y Dante. Estudia la filosofía y filología hinduistas y sobre la religión cristiana.En 1914 conoce a Beltrand Russell, Erza Pound, Virginia Woolf y James Joyce. Equiparan la poesía de “Tierra baldía” de Eliot al Ulises de Joyce. Y ambos son considerados como los escritores más representativos de su época. Eliot se convierte en el gran maestro de la poesía que se escribe en su tiempo. Se proponía despertar la conciencia del hombre en la Europa de entreguerras, días muy tristes, angustiosos.
 .

Releo “Tierra baldía” y sigue pareciéndome difícil por su hermetismo, rompe el ritmo de la poesía, utiliza el idioma con sensualidad, a pesar de su anarquía en su secuencia poética, sus versos tienen una melodía especial, sus palabras tienen una gran sonoridad y elementos visuales, la utilización del lenguaje es única, experimental, con monólogos y alusiones culturales. Es mágico. Me conmueve su voz cuando le oigo leer los versos de su poema “Cuatro cuartetos”, y acaba bajando la mirada.
 .

 

FELIZ NAVIDAD 2017

Anuncios

44 comentarios en “Eliot mi gato. T.S. Eliot poeta

  1. María, genial en Eliot y Lolo. Tengo que mostrar mi admiración por lo que eres, por lo que haces y cómo lo haces (aunque mi relación con los gatos sea compleja).
    Agradezco mucho tus visitas a mis txokos.
    Que pases unos días muy especiales en estas fechas. Feliz Navidad.

  2. Me muero de amor por Eliot, María, Cada vez que veo un gatito bebé renace la idea de traer otro a mi hogar, pero ya son tres integrantes gatunos; otros han pasado por aquí y encontraron familia. Los callejeros son incondicionales, no hay retribución más grande para quien lo adopta. Por cierto, te dejo un enlace para que conozcas a Ptolomeo https://bellaespiritu.com/2014/08/13/ptolomeo-artesanias-en-otavalo-cuidados-naturales/
    Buen año 2018, un saludo afectuoso desde Argentina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s