Un silencio entre las flores. Tamara de Lempicka

El amor a las flores se lo debo a mi madre. En Francia tienen la costumbre de llevar un ramito de flores cuando estás invitado a comer en una casa, es algo muy común en ese país. En la butaca donde se sienta mi madre para leer, tiene al lado una mesita donde siempre hay flores en recipientes pequeños de cristal. A veces solo hay una flor. Le gustan las flores silvestres. He hecho fotos de esos pequeños floreros. También he abierto el archivo que tengo de fotografías de flores que voy haciendo en mis paseos. De éstas he seleccionado algunas y las he convertido a blanco y negro. Al verlas en la pantalla, me han recordado las flores que pintaba Tamara de Lempicka, y he compuesto una serie con las flores de mi madre, y con las de mi archivo. El contraste de unas flores en color, más delicadas, con las otras en blanco y negro más rotundas, de otra plasticidad, me ha parecido interesante.

Creo en el “encontrismo” como factor del azar en la inspiración, en la intuición para aportar contenido a algo que quiero crear, plantear como ejercicio de dibujo, pintura, fotografía… Sin tener claro lo que quiero para el post, empiezo a pensar en unas flores, cuando veo las flores en blanco y negro, surge la referencia de la pintora Tamara de Lempicka, la única mujer retratista “Art Déco”; luego, decido pasear por la zona más antigua de mi ciudad, en una plaza, los domingos se organiza un Rastro de libros y objetos antiguos. Miro libros, y de repente, en el puestecito de una mujer mayor que tiene su expositor lleno de cosas decorativas, dispuestas encima de una tela blanca, me encuentro con un maniquí arrinconado, estilo Art Déco, que contrasta con su presencia con el resto de los pequeños objetos. Una aparición curiosa. Observo su torso, su rostro, su cuello largo, el pelo cortado al estilo de los años 30, la posición de sus brazos, y el escote de su vestido, tan delicados. Me parece encantadora, enigmática, serena, y sin dudarlo la adquiero, y la llevo a mi estudio para que tenga una segunda vida… De esta manera ha surgido el contenido de este post.

Tamara de Lempicka, nace en Varsovia en 1898 y muere en Cuernavaca, México, en 1980. Una mujer muy especial con una vida tormentosa, apasionada tanto en el Arte como en el amor. Estando en San Petesburgo, tuvo que huir de los bolcheviques, a París, con su marido ruso Tadeusz Lempicki. Por la segunda guerra mundial, huye a Estados Unidos donde se casa con el barón Kuffner. Su única hija, Kizette, es la que se ha encargado de que su obra y vida se conozcan de una manera más exhaustiva. En 1966, el Museo de Artes decorativas de París, montó una exposición conmemorativa de la obra de Tamara de Lempicka, titulada “Los años 25”.

Sus maestros fueron Maurice Dénis y André Lhote. Dénis le enseñó a dibujar para que dominara la línea y el color, con el objetivo de definir con claridad y simplicidad los objetos. Y Lhote, le enseñó la técnica. Influida por el cubismo realizó una pintura ecléctica uniendo lo decorativo con lo experimental. Precisión y pulcritud la definen; utilizaba unos colores fríos y apastelados, consiguiendo una sensualidad escultórica en sus desnudos que la significan como una pintora única en su estilo. Las miradas de los rostros de sus modelos en los retratos, siempre me han inquietado. Me gustan los fondos arquitectónicos en las composiciones de sus cuadros tan bien construidos; denotan una gran exigencia en el acabado final de su trabajo.

COMPOSICION

Anuncios

28 comentarios en “Un silencio entre las flores. Tamara de Lempicka

  1. Mucho interessante la arte de Tamara Lempicka..! Maravilhoso tu post.! Yo como tu aprendi a me gustar de la naturaleza com my madre. Tenia un jardin de flores maravilhosas e me pedia para ajuda-la a poner água e plantar otras. Quando yo et my hermano caminavamos por los campos yo me ponya a mirar cada florzita el campo e admira-la. O que escribiste me fez relembrar essa fase de my infância que me a gustao mucho. Gracias Maria Bilbao.!

      • Si., siempre aparecem e és mucho bueno.! Gracias Maria , esso me deja contento..! Una buena tarde para usted..! 🍁

  2. Como a ti, me encantan las flores, María!
    Y tus fotos son una auténtica preciosidad que, en efecto, me recuerdan mucho a la obra Tamara de Lempicka.
    Bonita entrada.
    Besetes.

  3. La primavera ha venido
    nadie sabe cómo ha sido.
    Ha despertado la rama,
    el almendro ha florecido.
    En el campo se escuchaba
    el gri-gri del grillo.
    La primavera ha venido
    nadie sabe cómo ha sido
    Antonio Machado

  4. Hola Maria, tiengo que me afastar de my blog por un tienpo.. No se cuanto..! Espiero que no sea mucho. Muchas gracias pela amistad e por todo.! Hasta luego Maria.🍁

  5. Te había escrito esto:

    Francisco, muchas gracias por tus fotografías en las que dejas tu alma en forma de flor. He aprendido de tí cómo las flores se vuelven mágicas tocadas por tus colores. Hasta pronto, un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s