Danza de peces. Matisse

Me alejo de la ciudad para dejar de oír el trasiego de los coches, y me acerco a la playa, esa reserva de silencio donde puedo escuchar y sentir el mar. Contemplo su inmensidad misteriosa y profunda. Impone la presencia del movimiento del mar, lugar de creación de olas incansables y diferentes, ondas empujadas por el viento. ¿Cómo habrá sido su viaje y desde qué distancia? ¿Cuántos círculos habrá creado el mar al paso de tantas olas? Su choque y desvanecimiento en la orilla desprende una brisa marina de un olor inolvidable.

Miro el horizonte, la línea que une el cielo con la tierra, donde habitan los amaneceres y atardeceres, marcadores del tiempo de nuestros días, allí se escucha el mundo. En ese silencio las cosas toman otro sentido, uno se queda en suspensión en el tiempo, a solas.

Visito un pequeño aquarium cercano con peces tropicales, reproducido su hábitat natural. Observo a los peces, su ligereza, son delicados, coloristas, con una combinación de colores tan creativos como los de los pájaros. Sus aletas casi transparentes que les sirven para sus distintos movimientos, su estabilidad y su nado. Crean una danza graciosa, suben a la superficie y bajan, sin chocarse; algunos se persiguen en diagonal. Me fijo en sus ojos y sus miradas, se aproximan a la cámara y me miran; nos miramos.

He leído que distinguen el color tan bien como nosotros los humanos. Especialistas en detectar las corrientes y vibraciones en el agua, deben de tener una memoria espacial envidiable. Utilizan mapas mentales y saben de la geometría a base de señales y símbolos. Se orientan usando puntos de referencia. Me encanta verles cuando se esconden entre las anémonas, algas y pequeños arrecifes. La flora marina forma unos jardines acuáticos preciosos. Las algas danzan al son de los peces, vagan con las corrientes, es un espectáculo muy relajante.

PROSA

FONDO AZUL

Matisse es una de mis debilidades. Pintor, grabador, escultor, nace en Cateau- Cambrésis, Norte de Francia, en 1865, y muere en Niza en 1954. Viajó a Thaití, Marruecos, Londres, Italia, España. Admiraba a Cézanne, Gauguin, Van Gogh, Dufy, Rouault, Derain, Turner, Juan Gris, Picasso, y le fascinaba el Giotto de Asís.

FRANJA MATISSE

Matisse decía: «Para mí la expresividad no reside en la pasión que está a punto de estallar en un rostro o que se afirmará por un movimiento violento. Se encuentra, por el contrario, en toda la distribución del cuadro; el lugar que ocupan los cuerpos, los vacíos a su alrededor, las proporciones, todo tiene un papel propio que representar. La composición no es más que el arte de disponer de manera decorativa los diversos elementos con los que un pintor cuenta para expresar sus sentimientos»

Fauvista, continuador del Impresionismo, sus cuadros los construía con el color; en su última etapa, con colores puros de gruesas pinceladas para conseguir imágenes planas. Su lenguaje destila depuración, una gran ejercicio de selección. Recuerdo en París cuando me emocioné delante de su cuadro de gran formato, «La danza», esa composición con ritmo, de la que Matisse decía que era «un corro que parece volar sobre la colina». Maravilloso.

Me gustan mucho sus dibujos a tinta, son de una gestualidad segura, siluetas hechas con delicadeza, sutil escritura tan personal. Sobre el dibujo, Matisse explicó: «Siempre he considerado el dibujo, no como un ejercicio de adiestramiento particular, sino sobre todo, como un medio de expresión de sentimientos íntimos y de descripción de los estados de ánimo, porque los medios más simples son los que consiguen una mayor sencillez, más espontaneidad a la expresión que debe dirigirse ligera al espíritu del espectador».

Me atraen de Matisse especialmente sus papeles recortados. Buscó otra manera de expresarse a pesar de las dificultades de su edad. Dibujaba con las tijeras, creaba composiciones con gran sabiduría del espacio, alegres, llenas de vitalidad y novedad, cargadas de libertad.

La composición es un pequeño homenaje a Matisse con su cuadro «Mar».

MATISSE

Anuncios

10 comentarios en “Danza de peces. Matisse

  1. ah, Matisse… ❤ j'ai passé le we dernier à Collioure, ville aimée tant par Matisse qui disait:"Il n’y a pas en France de ciel plus bleu qu’ici. Je n’ai qu’à fermer les volets de ma chambre et j’ai toutes les couleurs de la Méditerranée chez moi…” – de verdad… 🙂

  2. Beautiful pics of the Fishes. Finding Nemo! 😉 😉 Thanks for the likes on my posts. Much appreciated. Would love to have your visits often on my blog. Big Thanks for your time.
    Cheers,
    Karmughil

  3. María! tú en París emocionada, y Usua y yo lloramos en el MOMA de NYC al divisar desde las escaleras una danza de Matisse…esa danza, por qué? No nos mirábamos, solo mirábamos, y luego venía Picasso, y seguían viniendo las lágrimas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s