Nueve rosas de pitimini. Juan Ramón Jiménez

Estoy trabajando en la reforma de una vivienda de tres plantas con su pequeño jardín. En el interior abro espacios para respirar en sus estancias, para que los recorridos sean fáciles, para que el sol entre y rebote en las paredes como si fueran pantallas, condensadores de luz. Un interior despejado sin obstáculos, facilita la comunicación y el disfrute visual de la casa.

Por las mañanas llego temprano a la obra, la tarea del derribo y reconstrucción, es ardua. Pero, los vecinos tienen en su jardín un arbusto de “rosas de pitiminí”. Por la retícula de la valla, el rosal con sus flores ha pasado al jardín donde estoy trabajando. Ver todos los días esas rosas pequeñas, llenas de matices, bellas, suaves, alegres, es un regalo. Se abren, y antes de que se caigan al césped, cojo nueve rosas, las coloco en un pequeño frasco de cristal con agua y se convierte en un jarrón delicioso, romántico, que emana un perfume profundo. Qué belleza, me quedo mirándolas, cuánta delicadeza expresan! Con cuidado las poso sobre mi foulard negro, tumbadas, y las fotografío. Se pueden hacer cien fotos, que ellas siempre estarán hermosas.

Estas rosas me recuerdan, me llevan, a la poesía de Juan Ramón Jiménez que tanto me enternece. Hago un ensayo componiendo el jarrón fuera de su contexto con unos fondos geométricos que no pueden eclipsar a las pequeñas rosas. Ellas sobresalen por encima de cualquier abstracción, son bellas hasta el final.

COMPOSICION.pmd

Anuncios

7 comentarios en “Nueve rosas de pitimini. Juan Ramón Jiménez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s