Helechos. Ikebana en la naturaleza. Akutagawa Ryunosuke

Paseo en silencio por un camino en plena naturaleza. Me encuentro con un muro de roca poblado de pequeños helechos, yedras y musgo. Una lección de ikebana natural, nunca mejor dicho, “camino de las flores”. Si el propósito estético del ikebana, es la meditación, la comunicación con la naturaleza, este muro me lo ha ofrecido con su sencillo encanto, misterioso. Al contemplar estos helechos, “pellée à feuilles rondes”, helechos botón, siento un tierno respeto hacia ellos. He leído que la existencia de los helechos en nuestro planeta, data de hace 440 millones de años. Llama la atención su composición minimalista tan expresiva, las ramitas que se abrazan entre ellas, crean figuras que semejan estrellas de mar. El poeta japonés, Matsuo Basho, decía del arte ikebana: “Todos los que logran sobresalir en el arte poseen una cosa en común, una mente en comunión con la naturaleza a lo largo de las estaciones. Y todo lo que ve una mente así es una flor, y todo lo que una mente así sueña es una luna”. En este paseo, sentí profundamente ese muro. Como en la doctrina zen: la existencia de un breve y feliz momento en pleno atardecer.

COMPOSICION.pmd

Anuncios

2 comentarios en “Helechos. Ikebana en la naturaleza. Akutagawa Ryunosuke

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s