La magia del sol ardiente de Philippe Starck

 

FRANJA.pmdEl libro “Breve tratado de la ilusión” de Julián Marías, lo tengo subrayado. Para mí, pasar por la vida con ilusión, pisar nuestro planeta Tierra con ilusión, es vital, lo necesito como el respirar, no concibo la existencia sin esa emoción.

Atravieso el día, mi trabajo, las calles, zonas verdes, ciudad y alrededores con el móvil a cuestas. Se ha convertido en mi “estudio” ambulante. Ese pequeño aparato plano que suena y suena incansable, o intermitentemente con los whatsapp, contiene dos joyas, la cámara de fotos y el vídeo.

Mi amigo joseluis817.wordpress.com, al que adoro, me descubrió, que ese aparatito se ha convertido en mi “ventana metafísica” por la que yo me escapo de otras preocupaciones y me proporciona otros márgenes para poder desarrollar mi imaginación, mi amor al Arte. La observación es una costumbre que he debido de tener desde pequeña. Ser tímida ha sido un hándicap, pero también una ventaja…..

El arquitecto Phillippe Starck, del que soy una seguidora desde que vi su cafetería “Costes” en Paris, ha rehabilitado en Bilbao un edificio que era un almacén de vinos, y lo ha convertido en un lugar de encuentro cultural, de acogida a todo el que visita la ciudad. El interior es un homenaje al pintor De Chirico. Es un lujo por la arquitectura tan lúdica, tan especial. Philippe Starck nos dijo que esperaba que ese espacio abierto fuera el testigo de muchos amores. Él tiene ese sentido del humor que tanto me gusta, y una contagiosa ilusión por sus proyectos.

En diciembre, en el atrio, montaron una exposición de arquitecturas efímeras. El elemento más modesto era un árbol situado en una esquina, con base de cortezas de árbol, y algunas hojas secas colocadas verticalmente. A su lado una pantalla grande de leds en la que se anuncian los programas de actos culturales. Cuando no hay publicidad, en la pantalla permanece la imagen del sol ardiente que Philippe Starck ha querido que presida la entrada al edificio. Enfoqué al arbolito, y vino la sorpresa. Mientras hacía la foto, las luces que proyectaba la pantalla transformaban al árbol con diferentes colores en secuencias de luz como pálpitos de un corazón. La magia de ese momento, sin filtros, sin tratamiento con el famoso Photoshop, esa proyección de luces que rebotaban en el árbol, era lo más hermoso de la exposición. Curiosamente, el arbolito no era lo más visitado.

Sol Starck 1HOJA


Sol Starck VARIAS HOJAS

ARBOL ALHONDIGA DIC 2014.pmd

ARBOL ALHONDIGA DIC 2014.pmd

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s