El arce y su hoja roja

En un día lluvioso, paso cerca de los arces de una plaza. Algunas hojas del árbol caen al pavimento de piedra, otras a la hierba. Éstas crean un conjunto informal. Con sus distintos colores nos hablan de un otoño nostálgico. La hoja roja del arce toma protagonismo con bellísimos matices. Las hojas y la hierba tan verde, dialogan compartiendo naturaleza, son la vida. Las hojas rojas que han caído al pavimento urbano, frío y duro, intervienen en la geometría de las juntas de piedra, su estar es diferente, fuera de su hábitat natural, adquieren una expresión plástica rotunda, más artificial. Las hojas que no comparten geometría, aparecen tumbadas de una manera más apacible, no hay líneas que las señalen o delimiten. En la ciudad, a veces tan árida, mirar un árbol, sus hojas, y a través de ellas el cielo, es una gozada. Detenerme ese momento y poderlo contemplar, me descansa, me siento hermanada con el árbol y todo cambia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s