Cielos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Rothko en los cielos… el sol se va acostando… Mi estudio en el octavo piso, retrancado. No veo la calle. Desde mi mesa solo veo el cielo. Nunca hubiera pensado lo que me iba a influir esa panorámica diaria desde mi ventana. Todos los días contemplo el cielo y lo que el sol transforma en su recorrido.

Todo transcurre como si fuera natural, pero siempre es distinto. Las nubes se forman y deshacen, se apresuran o detienen, se visten doradas, grises, rosas, el sol las maquilla. El azul, los azules limpios o tenues, con la niebla, a veces casi blanco, tamizado por la luz. Y la luna, a la que tanto quiero.

Mirar el cielo descansa, se ve el silencio. Despegada del suelo, piensas que algo mágico, milagroso ha surgido de esa inmensidad etérea, ¡cuánto misterio! Con la vista puesta en la lejanía te vas encontrando con los seres queridos.

Ver en grande

Ver en grande

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s